Kazajistán: Miedo al asesinato de judíos

“Durante el día tienes que quedarte en un lugar seguro y por la noche hay un toque de queda militar, no entiendo cómo se desarrolló de repente”, dijo un rabino de Kazajistán.


  • Tiempo de leer1 minuto
Disturbios en Kazajstán

Disturbios en Kazajstán

En el contexto de los disturbios en Kazajstán, el rabino Yeshaya HaCohen, el rabino principal de Kazajstán, dijo que la comunidad judía tenía miedo.

«He estado aquí, en Kazajstán, desde 1994», dijo el rabino HaCohen a News 12. «Cuando el costo de vida y los precios del combustible comenzaron aquí, la gente estaba asustada. La gente comenzó a usar WhatsApp y la gente fue a manifestaciones, al principio manifestaciones legítimas, pero luego llegaron otras personas con armas: «Estas no son personas locales. Fueron fotografiados y no les importó».

Dijo que ahora en Kazajstán hay un estricto toque de queda. “Durante el día hay que quedarse en un lugar seguro y por la noche hay toque de queda militar hasta las siete de la mañana. Cualquiera que salga corre peligro su vida”.

El rabino Hacohen describió a Kazajstán como un país que aboga por la paz y la paciencia y afirmó que los manifestantes no son locales. «No entendemos cómo se desarrolló repentinamente esta situación. ¿Por qué están atacando el aeropuerto y los ayuntamientos? El gobierno está investigando quién trajo aquí grupos de personas armadas, que no son civiles».

En cuanto al joven israelí que murió como resultado del aumento de la violencia en las calles de Almaty, el rabino afirmó que su cuerpo aún no había sido liberado.

«Un querido judío llamado Levan se bajó de un vehículo cerca de su casa y lo mató un montón de tiros», repitió el rabino. “Hevra Kadisha lo está cuidando y está esperando una aprobación especial para aterrizar un avión que lo devolverá a Israel a pesar del cierre”.

“No sabemos cuántos muertos hay aquí, pero son muchísimos. Los pistoleros aquí simplemente fumigaron, sin ningún plan. La gente comenzó a sentir que no había respuesta y que no estaba planeado nada. De repente escuchamos disparos y bombardeos. aunque vivimos en una comunidad lejos del centro, Almaty Knesset, también tenemos casas de Chabad allí. No pudimos hablar con ellos porque el gobierno cortó el teléfono y el Internet”.

COMPARTE NUESTRO BLOG