Se trajeron decenas de Etiopía; resultó que no eran judíos

El gobierno anterior crió a decenas de inmigrantes de Etiopía con el aliento del Ministro de Absorción y luego quedó claro que la mayoría de ellos no tenían nada que ver con el judaísmo o Israel.

Israel noticias


judaísmoInmigrantes etíopes

  • Tiempo de leer1 minuto
Pnina Temanu Sheta

Pnina Temanu Sheta

Al final del período de gobierno anterior, se tomó la decisión de aprobar la entrada de 77 inmigrantes que habían huido de la zona de combate en el norte de Etiopía. Más tarde quedó claro que estos no eran judíos y algunos de ellos no tenían ninguna conexión con Israel, informó News 13.

Según el informe, la decisión fue impulsada por el ministro de Absorción, Pnina Tamano Sheta. El memorando explicativo de la decisión decía: «77 personas huyeron de la zona de batalla en Etiopía debido a un peligro tangible para sus vidas. Están en campos de refugiados en duras condiciones con peligro diario para sus vidas y su salud». Se asignaron 14 millones de NIS para la operación y se llevó a cabo en gran secreto y con la ayuda de los distintos cuerpos de seguridad.

Una vez que el grupo llegó a Israel, sus miembros fueron entrevistados por representantes del Ministerio del Interior. El informe que escribieron después de las entrevistas muestra que «los entrevistados recitaron los nombres de ‘parientes’ que tienen en Israel sin poder explicar la conexión familiar».

Según algunos, no estaban en peligro de muerte, sino solo por el temor de que la guerra llegara a esta zona. Algunos afirman que llegaron al país desde el que fueron traídos a Israel con el propósito de buscar trabajo o lograr una vida mejor. condiciones «, afirma el informe.

El informe detalla una serie de discrepancias importantes entre las identidades de los presentes y la forma en que se presentaron. La sensación que se obtuvo fue que aquí se había creado una conspiración planificada que se aprovechó del sistema. La mayoría de los invitados no provenían de la zona de combate en absoluto como se afirmó y no eran potencialmente mortales. Muchos de ellos se trasladaron a otro país siguiendo instrucciones que recibieron del país para mejorar la calidad de vida

y no para salvar sus vidas «.

Se afirmó ante el gobierno que se trataba de personas con afinidad por el judaísmo, pero resultó que muchos de ellos eran cristianos. «53 de ellos no son en absoluto de la semilla de Israel», dijo el informe del Ministerio del Interior.

COMPARTE NUESTRO BLOG