¿Por qué la Torá exige que una ofrenda de gratitud vaya acompañada de mucho pan?

El pan es un alimento reconfortante, tanto en tiempos normales como en tiempos de desafío. Durante los momentos de estrés e incertidumbre, a menudo vemos que se afianzan los frenéticos horneados, con escasez de levadura en los estantes de los supermercados y el intercambio entre vecinos de masa fermentada. Cuando el mundo se siente desorientado, los pasteleros organizan horneados de brioche en vivo en Instagram y los panaderos de renombre ofrecen consejos sobre cómo trenzar una jalá de seis hilos. 

¿Por qué la obsesión por el pan?

Una ley única relacionada con el korban todah en Parashat Tzav puede ofrecer una explicación. El korban todah era una ofrenda sacrificial de gratitud traída en el antiguo Templo. A diferencia de otros sacrificios que se ofrecían para expiar el pecado o para conmemorar ocasiones religiosas, el korban todah era una ofrenda de acción de gracias, presentada como agradecimiento por recuperarse de una enfermedad o sobrevivir a un viaje peligroso. 

Las leyes del korban todah incluyen una adición que no se encuentra en los requisitos de otros sacrificios: pan, mucho. se nos dice en Levítico 7:12que quien presente una ofrenda de acción de gracias, debe hacerlo con diez panes de cada uno de cuatro tipos de pan: panes sin levadura amasados ​​con aceite, panes sin levadura untados con aceite, panes de flor de harina remojada en aceite y panes con levadura. Un total de 40 panes.

¿Por qué la Torá exige que una cantidad tan grande de pan acompañe este sacrificio y no los demás?

Antes de responder a esa pregunta, exploremos otra dimensión única del pan que acompaña al korban todah. En general, está prohibido usar levadura en todas las ofrendas de cereal que se trajeron al Templo. La prohibición aparece dos veces antes en Levítico, cuando la Torá instruye que todas las ofrendas a base de cereales se hagan con matzá sin levadura. Sin embargo, incluso después de delinear esta prohibición, la Torá ordena que el pan con levadura se debe traer con el korban todah.

¿Por qué es este el caso?

La respuesta se basa en la naturaleza simbólica de estos dos productos a base de cereales. La masa leudada es un manjar, fruto de un largo proceso y de una serie de pasos que requieren precisión y tiempo. Cuando se agrega levadura a la harina y al agua y la masa sube, el resultado es una delicia culinaria robusta y con textura. Hay realización en el proceso. Cuando se abre el horno y se retiran los panes de forma perfecta, los sentimientos de orgullo y plenitud son palpables. 

Esta es la razón por la cual cuando ofrecemos un korban todah, lo hacemos con pan con levadura. Representa una sensación de plenitud y plenitud por la que expresamos nuestra gratitud. La matzá, por otro lado, simboliza la humildad, la imperfección y el anhelo. Es el pan de los pobres. El proceso de preparación se detiene a mitad de camino, una expresión de incompletitud. Es por esta razón que la matzá normalmente acompaña nuestros sacrificios a Dios. De pie ante una fuerza más grande que nosotros mismos, la matzá expresa la humildad y la dependencia que sentimos mientras caminamos por el mundo. 

Con el korban todah, nos acercamos a Dios en un estado espiritual diferente. Lo traemos cuando nos sentimos completos, seguros, seguros y completos. De esta manera, el proceso de sacrificio nos da espacio para explorar las diferentes dimensiones de la experiencia humana. El korban todah es la máxima expresión de una vida completa.

COMPARTE NUESTRO BLOG