La cámara del policía que mató al terrorista documentó la persecución y el tiroteo en el que murió su amigo en la motocicleta, el difunto policía Amir Khoury.


La policía revela al público el heroísmo de los policías que mataron al terrorista en el ataque de Bnei Brak, y presenta la documentación desde la recepción del informe hasta la neutralización del terrorista a través de la cámara corporal: esforzarse por establecer contacto, recibir informes en tiempo real, realizar la batalla y disparos precisos.

Los sistemas de grabación del Centro de Control Distrital, y las cámaras corporales de los oficiales, documentaron la velocidad de respuesta de las fuerzas desde la etapa de recepción de los reportes de los sospechosos hasta la neutralización del terrorista.

A las 19:57, las llamadas de civiles sobre un hombre que disparó un arma en la calle Jabotinsky en Bnei Brak comenzaron a llegar a la línea directa 100 del distrito de Tel Aviv.

A las 19:58 se envía un informe a todos los vehículos y motos de la zona de Dan, y las fuerzas comienzan a moverse hacia la calle Jabotinsky.

El equipo de motociclistas de la patrulla 417 con el sargento de combate Amir Khuri, que conduce la motocicleta, y el sargento A. reciben el informe mientras se encuentran en la calle Marganit en Ramat Gan en una patrulla de seguridad en curso, y comienzan a reducir los rangos hacia la calle Jabotinsky.

A las 20:01, el Equipo 417 llega a Jabotinsky 22 en Bnei Brak e informa que escucha disparos en el vecindario y comienza a avanzar en la dirección del tiroteo, mientras recibe instrucciones del Centro de Control del Distrito y civiles en la calle.

A las 20:02, el equipo llega al 63 de la calle Herzl, se encuentra con un terrorista que abrió fuego contra el equipo y hiere fatalmente al sargento Khuri, el sargento.

El terrorista Diaa Hamarsha, que mató a cinco personas ayer (martes) en un ataque con disparos en Bnei Brak, dirigió previamente una prisión en Israel después de ofrecer llevar a cabo un ataque suicida en nombre de la Yihad Islámica.

Durante las audiencias de sentencia, Hamarsha solicitó que el tribunal militar aceptara el acuerdo de culpabilidad alcanzado con él, «para que pueda salir de la cárcel y vivir una vida normal». Pasó dos años y medio en prisión y desde entonces se ha ganado la vida, entre otras cosas, trabajando en Israel sin permiso.

Según los corresponsales de Haaretz, Yehoshua (Josh) Brainer y Hagar Shizaf, a principios de 2011, cuando tenía 16 años, se puso en contacto con Hamas en Facebook, así como con un agente conocido del ala militar de la Yihad Islámica, y les informó sobre sus intenciones.

Hamarsha instó al activista, y los dos se encontraron unas semanas después en el pueblo de Ya’bad, donde vivía, Hamarsha le entregó NIS 400, y el operativo intentó sin éxito persuadir a Hamarsha para que se convirtiera en un «mujahideen» -un luchador- según la acusación para que «pudiera causar la muerte de más judíos».

Hamarsha entregó más de 900 shekels al operativo de la Yihad Islámica para cubrir los gastos de viaje y el cinturón explosivo. El operativo de la Jihad Islámica informó a Hamarsha que tenía la intención de ingresar a Israel para equiparse con un cinturón explosivo, y que se esperaba que el ataque tuviera lugar la semana siguiente, y luego cortó los lazos con él.

Según Haaretz, en abril de 2013, Hamarsha se reunió con un operativo de la organización para hablar con él sobre el ataque planeado, y luego se le pidió nuevamente que transfiriera mil shekels. Al final, Hamarsha y el operativo fueron arrestados por las FDI y el ataque no se materializó.

Yossi Dagan y Alon Schuster cerca de la brecha por donde pasó el terrorista

Yossi Dagan y Alon Schuster cerca de la brecha por donde pasó el terrorista

El terrorista que asesinó a cinco personas en Bnei Brak anoche (martes) procedía de la aldea palestina de Yavd en el norte de Samaria y, según una investigación preliminar, atravesó la valla de separación rota en el norte de Samaria, junto con miles de otros residentes ilegales.

Durante años, el jefe del Consejo Regional de Samaria, Yossi Dagan, ha estado advirtiendo a los miembros de alto rango del establecimiento de defensa sobre la valla de separación en el norte de Samaria que se ha roto en toda su longitud y miles de residentes ilegales la atraviesan todos los días.

Hace solo unos 3 meses, durante la ceremonia de juramento de Yehuda Dimentman, de 14 años, asesinado

cerca de Chumash, el jefe del Consejo de Samaria, Yossi Dagan, se reunió con el viceministro de Defensa, Alon

Schuster, cerca de la valla de separación y le mostró la brechas en la cerca y el frente interno israelí.

«Este ataque podría haberse evitado», dijo Dagan. “Todos los días, miles de Shabat ingresan al Estado de Israel a través de la valla de separación en el norte de Samaria,

y desde allí van directamente al centro del país. Durante años, Israel ha abandonado la valla de separación e ignorado la entrada de residentes ilegales al país bajo una excusa ‘humanitaria’. En vez de mantener un ingreso ordenado de trabajadores conforme a ley. El Estado de Israel esconde la cabeza bajo la arena ante un peligro claro y real, y el precio lo pagaron ayer por

la tarde las familias de los asesinados.

“Durante años he estado advirtiendo sobre esto a altos miembros del establecimiento de defensa. Hace solo 3 meses realicé una gira sobre el tema con el viceministro de defensa y no se hizo nada. Este abandono pone en peligro tanto a los residentes del norte de Samaria como a los residentes. del centro de Israel».

Esther Horgan, de 14 años, también fue asesinada por un terrorista residente ilegal que atravesó la misma cerca.

Horgan, madre de cinco niños de la localidad de Tal Menashe, fue asesinada en un brutal ataque cuando salía a correr cerca de ella. casa.

COMPARTE NUESTRO BLOG