Pánico en Beer Sheva

Los árabes agitaban pistolas de juguete en el centro y asustaban a los transeúntes. Luego los rompieron y los tiraron a la basura.


ÁrabesbeduinoCerveza ShevaPolicía de Israel

  • Tiempo de leer1 minuto
 Agitando pistolas de juguete

Agitando pistolas de juguete

Tres beduinos causaron pánico en Beer Sheva cuando caminaron por el área de la estación central de la ciudad esta noche (martes) y agitaron armas largas.

Los agentes de policía que estaban cerca identificaron a los tres sospechosos y la investigación reveló que eran pistolas de juguete.

La policía dijo que «los jóvenes, que se dieron cuenta de que su conducta había provocado el pánico público, rompieron los juguetes y los tiraron a la basura».

La policía agregó que «hacemos un llamado al público para que informe inmediatamente a la línea directa 100 sobre cualquier amenaza de intimidación o violencia, y para ayudar en la lucha decidida contra el crimen por el bien de la seguridad pública y la calidad de vida».

El general de brigada Nachshon Nagler, comandante de la región de Negev de la Policía de Israel, dijo ayer que aunque «Beer Sheva todavía no es Suiza, la situación no es una catástrofe». El Negev es un lugar seguro «.

«La policía en el sur ha pasado de la defensa al ataque para hacer frente a la violencia y crear un entorno seguro. Tenemos las herramientas para hacerlo», dijo el teniente general Nagler en una entrevista con Ynet.

«Be’er Sheva todavía no es Suiza. Hay delincuencia, hay fenómenos violentos con los que estamos lidiando tanto en el sector beduino como en la ciudad de Be’er Sheva y en las arterias, pero nada es una catástrofe, ni mucho menos. eso.»

Nagler agregó que «tenemos más desafíos, hay más de qué lidiar, no estoy diciendo que todo esté bien pero estamos en el camino correcto, cuando dije que pasamos de la defensa al ataque, quise decir que perseguimos criminales y criminales». y llegamos a las casas para que se sientan inseguros y no residentes «Y para que los delincuentes y elementos criminales se enfrenten a la policía y no a los residentes normativos, de esta manera transferimos la iniciativa a las manos de la policía y creamos una situación en que el elemento criminal y los criminales son los que se sienten perseguidos «.

«No hay lugar donde los policías tengan miedo de entrar. Entramos en todas las localidades dispersas, todas las beduinas y llegamos a los mismos elementos criminales y las mismas bandas para llevarlos ante la justicia», concluyó.

COMPARTE NUESTRO BLOG